¿En qué con consiste el método Pikler?

Publicado por LamamadeZoe 08/11/2018 0 Comentario(s)

¿Es importante favorecer la autonomía de nuestros hijos?

Te contamos en que consiste el método Pikler.

 

Es verdad que hasta que no lo vives en primera persona, muchas veces te pueden contar cosas o experiencias, pero probablemente se te olviden o no te sirvan de nada, hasta que no caen en tus manos, o tienes esa vivencia.

A mí es algo que me ha pasado en algunas ocasiones y en diferentes sectores de mi vida, no piensas que algo que te dicen o te cuentan, vaya a ir igual de bien con la persona que te lo transmite, que contigo.

Y bueno esto es algo que me ha pasado últimamente con la metodología Pikler.

 

Siempre me ha llamado la atención los sistemas educativos alternativos, como la pedagogía Waldorf o Montessori, por ese acercamiento respetuoso al entorno y al aprendizaje del niño, con metodologías donde los alumnos pasan a ser sujetos activos de su propio aprendizaje.

Considero que cada niño, es digno de respeto y valor por lo que es en cada momento, y no por lo que la media prescribe que debe de conseguirse en cada etapa del desarrollo.

Ahora que mi maternidad se ha convertido en una bimaternidad de dos niñas maravillosas, puedo investigar y probar en primera persona, todo aquello que de algún modo llama mi atención en este complejo mundo de la crianza.

Hace tiempo que trabajamos con artesanos de diferente índole, y nos encanta ver como poco a poco, este tipo de trabajos están resurgiendo y vuelven a valorarse de nuevo en nuestra sociedad. A nosotros como personas, pero también como empresa, nos parece fundamental guardar un huequecito a todas estas personas que fabrican y moldean sueños con sus propias manos, ya que son los que verdaderamente impregnan nuestros juguetes y complementos de decoración, de esa magia que solo una persona puede darle.

 

Hace poco empezamos a trabajar con unos artesanos las famosas torres de aprendizaje y a raíz de probar una en nuestra casa y utilizarla como complemento en nuestra rutina diaria…Tengo que decir que, en base a nuestra propia experiencia, la torre de aprendizaje, es un recurso estupendo con niños pequeños.

Se favorece la autonomía y la capacidad de colaboración en múltiples áreas domésticas, tales como la cocina, el momento de lavarse las manos o los dientes…pero también como mesa-pupitre, ya que esta torre se convierte en una mesita con su sillita, que permite darle a esta torre una doble funcionalidad (si os apetece saber más de las torres, pincha aquí

 

Pupitre torre de aprendizaje

 

Viendo el espectacular trabajo que realizan estos artesanos, enamorados de su diseño y el acabado que esta torre nos ofrecía, nos lanzamos a probar otros elementos orientados a impulsar estas habilidades, y descubrimos el triángulo Pikler, ¡una suerte que también los fabriquen ellos de manera artesanal!

 

Os cuento un poquito de la metodología Pikler

 

¿En qué consiste la metodología Pikleer?

 

Tiene como base la confianza y el respeto hacia el niño

 

El pensamiento de Emmi Pikler tiene como base la confianza y el respeto hacia el niño, considerándolo desde el nacimiento como una persona activa en su propia evolución.

Esta evolución se basa en la actividad y en la autonomía, que viene impresa de manera innata en todos los bebés.

 

triangulo pikler forma V

 

Cree en la capacidad de desarrollo autónomo del niño

 

Además expone que se debe permitir que este pueda hacerlo todo por sí mismo. Se debe respetar el movimiento libre del niño, por lo que asegura que no debemos enseñar a nuestros hijos a andar, sentarse o comer solos, ya que lo harán cuando estén preparados.

Como padres, nuestra misión es acompañarles proporcionándoles un espacio adecuado, con ropa cómoda para moverse, para que sea el niño el que libremente, realice los movimientos que más le convengan.

De este modo el niño, al sentirse libre, se muestra con una actitud más positiva, activa, pero sobre todo interesada, lo que le llevara a aprender los movimientos a partir de su propia acción y autonomía.

Para ello ha creado elementos como el triángulo Pikler, un instrumento muy eficaz para el desarrollo motor de los peques.

Este fin de semana hemos estado probando el triángulo Pikler en casa y hemos comprobado que tiene muchísimas posibilidades.

Es un espacio de juego y exploración único para cualquier niño, ya que ayuda a los pequeños a desarrollar la agilidad y las habilidades motoras de una forma intuitiva y libre. Pero también es un espacio de juego estupendo para hacer una casita, o tienda de campaña al aire libre, los días de buen tiempo.

 

Triángulo Pikler forma casa

 

Sus diferentes posiciones permiten alternar las diferentes habilidades necesarias para afrontar distintos obstáculos y retos, consiguiendo fortalecer sus músculos y articulaciones, a la vez que aprenden a coordinar y calcular el espacio que les rodea.

Además, hemos comprobado el juego que da la tabla accesoria, ya que se puede colocar desde las dos caras, sujetándola con unos automáticos para que quede bien anclada. Tiene una cara lisa, perfecta para hacer de tobogán, rampa para deslizar coches y otros objetos, y una cara escalonada, que da facilidad a la hora de subir y trepar.

 

En estos momentos nuestras niñas tienen 4 años y 11 meses, y es súper interesante ver la gran diferencia en como abordan el espacio y sus objetos, cada una de ellas.

La mayor escala, trepa, se desliza por la rampa y hasta se cuelga como un monillo sin ninguna dificultad, explorando y asentando sus capacidades frente a este nuevo terreno.

 

Triángulo Pikler forma serpiente

 

Su imaginación y ganas de poner a prueba sus capacidades, han hecho que hayamos probado muchas de las posibilidades que tiene, en una sola tarde.

La pequeña en cambio, ¡es una intrépida! Ha empezado a caminar hace solo un par de semanas, pero desde que se sabe poner de pie ella solita, su interés siempre ha sido subirse a las sillas que encontraba cerca y balancearse sobre ella, como signo de victoria, con el consecuente peligro que esto supone.

Me parecía un momento perfecto para probar alternativas y darle la opción de experimentar esas necesidades que su desarrollo está pidiendo a gritos, y decidí ponerle a su alcance esta estructura, a ver el resultado.

 

Método Pikler tobogán

 

Lo colocamos todo y la dejamos explorar, siempre con alguno de nosotros cerca, y cuál fue mi sorpresa, cuando la vi ir directa al triángulo y sin dudarlo un segundo, se agarró con sus pequeñas manitas y elevó el pie para colocarlo en la barra inferior.

Como es posible que sin haberlo visto antes, de manera intuitiva, supiera que esas barritas podían servir de escalera para trepar hasta la parte superior. (También es cierto que tiene una buena maestra, y que no pierde detalle de lo que hace, pero en este caso, la dejamos acercarse al triángulo sin que ella estuviera)

Dejamos que siguiera experimentando y en pocos minutos había subido con los dos pies la primera barra, la que está más cerca del suelo, y su interés era seguir escalalando las barras de la pequeña pirámide que hemos formado.

Es increíble ver, como un ser tan pequeño, tiene tanto interés por explorar su cuerpo y sus posibilidades. Y lo que parecía un reto de escalada súper difícil, se convierte en una sucesión de pasos y agarres, a veces más seguros, otras veces más torpes, pero que, de manera intuitiva, va desarrollando lentamente frente a este nuevo territorio de juego.

Es maravilloso ver cómo avanza en cada momento de su corto desarrollo vital, y de ser un bebé en los brazos de mama y papa, ha pasado en pocos meses a ser un ser independiente que gatea, que da sus primeros pasos y ahora ¡hasta escala!

 

Método Pikler casa

 

Nosotros estamos encantados, porque vemos que este es un juguete evolutivo, que va a perdurar y acompañar a nuestras hijas a lo largo de las distintas etapas de los desarrollos de cada una de ellas.

Y tu…¿conocías este método? ¿has probado ya el triángulo pikler?

¡Estaremos encantados de escucharte y leerte!

Dejar una respuesta