Juguetes de baño seguro libres de moho

Publicado por LamamadeZoe 20/06/2018 0 Comentario(s)

¿Los juguetes de tu bebé tienen agujero?

Si es así te recomiendo que leas este post, seguro que cambiarás de opinión con respeto a esos juguetes.

Si te preocupas por que tu hijo tenga un entorno seguro y saludable de juego, ya sea durante el baño o en otros momentos del día, os proponemos algunas marcas concienciadas con los juguetes de los bebés, que son seguras porque sabemos que cumplen con estos cánones tan necesarios de seguridad, pero además son ecológicas y sostenibles con el medjo ambiente.

 

Lanco

 

 

Su sistema de producción y materiales responden a una mentalidad ecológica y respetuosa con el medio ambiente, dando como resultado un producto orgánico completamente natural y biodegradable.

Sus juguetes están fabricados a mano, exclusivamente con savia de Hevea Brasilensis, no contienen ningún componente tóxico y por lo tanto son completamente seguros para morder y chupar.

 

 

El látex con el que se fabrican estos juguetes es un material completamente natural y seguro que proporciona a los juguetes flexibilidad, una textura muy suave y una larga durabilidad.

La calidad es su principal motor y está presente a lo largo de todo el proceso de producción, dando como resultado un producto único libre de PVC, BPA, Nitrosaminas, Ftalatos, BBP, DBP y DEHP. 

 

 

Se utilizan tintes de grado alimenticio para pintar y decorar, y al estar libres de Cadmio, Aluminio, Cobalto, Bario, Plomo, Mercurio y Selenio, son completamente seguros para morder y chupar.

 

 

Cada juguete es un artículo único e irrepetible, fruto de un trabajo puramente artesanal.

Lanco es una marca socialmente responsable, respetuosa con el medio ambiente, que fomenta activamente la igualdad de género creando un ambiente de trabajo responsable y sostenible.

 

 

Su visión es hacer crecer la conciencia mundial de la necesidad de juguetes ecológicos y orgánicos, siendo fieles a una adecuada producción artesanal y un bonito diseño.

 

Hevea

Su nombre indica directamente el origen de donde provienen los materiales para su fabricación, los árboles de hevea Brasiliensis.

 

 

El caucho natural que produce es la base de toda su gama de productos. El uso de caucho natural, en lugar de caucho sintético, que está fabricado fundamentalmente a base de petróleo, actúa contra el cambio climático al aumentar el número de árboles y reducir el uso de combustibles fósiles.

 

 

Todos sus envases están certificados FSC, y la marca registrada FSC en el papel es una garantía de que el papel (o la madera) proviene de un bosque manejado responsablemente, lo que ayuda a prevenir la deforestación global, mejorando así el planeta.

Sus productos están fabricados con una filosofía verde, que reutiliza y recicla todo lo que esté a su alcance, para así mantener un entorno más saludable.

 

También han aceptado un compromiso para reducir su huella de carbono, neutralizando sus emisiones en el transporte, según los compromisos europeos y otros países.

Su principal deseo es el de crear productos no tóxicos y sostenibles, con líneas simples y funcionales, que hacen de sus diseños un trabajo único.

 

 

Al ser biodegradables, una vez desechados sus productos no permanecen largas décadas en descomposición, como ocurre con el plástico, que puede tardar entre 500 y 1000 años.

 

    Todos sus productos están pintados a mano, con una filosofía respetuosa, e ingredientes libres de tóxicos, pensando sobre todo en el niño que lo manipula y el planeta que nos sostiene.

Dejar una respuesta