baby led weaning fresas

Hace unos días la pequeña de la casa cumplió 6 meses, el tiempo ahora sí puedo decir que corre y mucho, a través de mis ojos, mientras contemplo sus pequeños-grandes avances.

 

Hasta ahora hemos optado, por una lactancia exclusiva como medio de alimentación y apego entre nosotras.

 

Primero de todo, porque me ha sido posible, la leche era lo suficiente nutritiva y completa como para alimentarla en su primer periodo.

 

Segundo porque mi pequeña así también lo ha permitido, ya que desde el minuto uno de nacer, buscamos potenciar su instinto de succión, colocándola directamente sobre mi pecho, haciendo piel con piel. Esto nos permitió en ese instante que el agarre fuera estupendo y conseguimos establecer la lactancia materna.

 

Por último, porque a pesar del poco tiempo libre que te deja amamantar a tu bebé a demanda, la lactancia materna es cómoda, barata y saludable, con lo que a mi parecer compensa de todas las maneras.

 

Baby led weaning cocinandoPero el momento del cambio a la alimentación complementaria llegó...y poco a poco el darle a conocer alimentos e ir introduciéndolos en su dieta, me animó a buscar técnicas y maneras de que los fuera probando, ¡¡evitando lo más posible, peligros y sofocos varios!!

 

Entonces llegó a mis oídos el método "Baby Led Weaning" un método de introducción a los sólidos, en el cual se ofrece al bebé alimentos en trozos.

Sin necesidad de pasar primero, como forma obligatoria, por las papillas.

Lo que más me gustó de este método es el pensamiento de que la leche materna seguiría siendo el plato principal de su alimentación.

Y que lo que haríamos es ir presentándole los alimentos de manera progresiva y de forma natural, para que ella empiece a conocer los alimentos con autonomía y con el interés propio del descubrimiento de esta etapa.

 

Como en todo hay muchas opiniones controvertidas del BLW, pero sobre todo hay muchos miedos alrededor de esta forma de presentación del alimento, sobre todo por el temor a atragantarse.

Pero según los expertos, hay señales que nos orientan si el bebé esta o no preparado para esto.

En el momento en que el bebé aguanta sentado por si solo, sujetando la cabeza, tiene capacidad para manejar la comida hacia la boca, y comerla sin dificultad. Pero como en todo, hay que observar el ritmo de cada niño y respetar cada pasito que da.

A mí personalmente no deja de inquietarme el momento de sentarla en su trona y ofrecerle alimentos en trozos grandes. Me asusta un poco que coja con sus manitas un trozo grande y no sea capaz de deglutirlo.

Así que después de un par de semanas con el método, y de ir enamorándome de la naturalidad del mismo, y la autonomía con la que ella va cogiendo aquello que le gusta y apartando aquello que no... me convence mucho como complemento de la lactancia materna.

 

De todos modos hoy quiero hablaros de un descubrimiento, es lo que tiene ser mamá y tener una tienda de crianza a la vez adentrarme en este mundo de artilugios y complementos del bebé...de un cacharro que a mi me ayudo mucho, justo en el primer contacto con los sólidos, haciendo un poco de trampolín del alimento líquido de la lactancia materna.

 

Se trata del masticador alimenticio, es un aparatito pequeño que el niño puede agarrar con facilidad, en la cual se deposita el trozo de alimento elegido.

Esto es solo un trampolín hacía el BLW, ya que en este caso yo elegí el alimento para ofrecerle, buscando favorecer más su autonomía, ayudándola al agarre y disfrute de la comida. Que seguir al pie de la letra lo que es el método en sí mismo, donde escoger del alimento pertenece a la elección del bebé. 

 

El masticador solo lo utilizamos durante los primeros días de contacto con alimentos, tiempo que a mi me permitió coger confianza en ella misma y el método en su totalidad.

Introducimos un trocito de naranja y ella feliz de probar sabores, chupaba extrayendo todo el jugo de su interior, a través de la funda de silicona alimenticia.

Para mi fue una gran ayuda, sentir seguridad de que no se precipitaría ningún trozo grande, en su boca. Y me permitió ir desprendiéndome del miedo que surge de dar ese paso directamente.

 

Baby led weaning cocinillas

Volviendo al BLW, para nosotros fue un momentazo, el compartir el rato de comer.

La sentamos en su trona y le servimos la comida directamente para que ella la manipule mientras nosotros comemos, por supuesto vigilándola mientras lo hace.

Ahora eso sí, lo mejor llega después de comer...¡prepararos para limpiar y recoger después!

Porque es seguro que se origine una batalla campal de alimentos a su alrededor.

Así que si queréis una idea útil, que a mi me fue muy bien, es colocar un hule debajo de la trona, para que sea mucho más fácil limpiarlo al acabar.

 

Hoy por hoy todavía seguimos con lactancia materna como base de alimentación, pero poco a poco vamos adentrándonos en el camino de los sabores y las texturas, para que ella se familiarice con todas ellas.

 

Sin duda alguna es un camino largo, pero el hacerlo sin prisa y permitiendo que ella también vaya, con su autonomía y según sus preferencias, eligiendo aquello que más le apetece probar,  apartaremos a un lado sus frustraciones y por supuesto, las nuestras.

 

No obstante, seguimos en el camino del descubrimiento y del conocimiento…ella de todo un mundo nuevo de cambios a sus ojos, y mío de poder revivirlos a través de los suyos.

 

 

baby led weaning en la cocina

 

 

 

 

 

 

¡¡Así que disfrutemos. Es lo que nos toca!!

 

 

 

 

Web de

 
 

 

 

 

Comentarios

Product added to wishlist
Product added to compare.