El patito sucio y el destrono de la jirafa Sophie

Publicado por sergio 20/06/2018 0 Comentario(s)

 

Facilitando un mundo de juguetes seguros …. sin agujero, y por lo tanto sin moho

 

De toda la vida, los juguetes de baño son una gran manera de hacer el momento de ir a bañar sea de lo más divertido.

A tus hijos les encanta jugar e inventar historias en el agua y a ti verlos disfrutar chapoteando.

 

patos de baño

 

¿Pero estas convencida que usas juguetes seguros para ellos, libres de moho y bacterias?

Si no es así… ¿puedes llegar a imaginar qué clase de gérmenes pueden estar creciendo dentro de estos juguetes?

 

 

El moho… ¡el gran enemigo!

 

pato enemigo

 

La mayoría de los juguetes para el baño, disponen de un agujero en su parte inferior, cuya finalidad es sacar el agua que se ha ido depositando dentro de ellos, en los ratos que están a remojo, durante los momentos de baño.

Este agujero es la puerta principal por donde el agua entra al interior de los juguetes, permaneciendo allí mucho tiempo después.

 

 

Una vez dentro, la combinación de humedad y calor crea un lugar perfecto para que el moho crezca y se deposite en las paredes del juguete.

 

Te propongo algo…

Acércate a tu bañera y ves dando la vuelta a esos juguetes con los que tanto disfruta tu hijo, mira en su parte inferior y seguramente descubrirás…¡¡que todos tiene agujero!!

(sino lo tiene, puedes dejar de leer, seguramente ya sabes de que te voy a hablar y has tomado una sabia decisión al respecto)

 

A partir de descubrir que la mayoría de los juguetes que ofrecías a tus hijos, con la confianza de estar favoreciendo su salud, averiguas que a la mayoría de los juguetes les sucede esto.

    

 

Ahora sólo tienes dos opciones, (porque imagino que no querrás seguir ofreciendo juguetes en este estado a ninguno de tus hijos)

 

 

Una consiste en lavar con vinagre o con lejía cada uno de los juguetes, para desinfectarlos, y después de asegurarte que están bien limpios y por supuesto aclarados, para volver a ofrecer a tu hijo.

 

O algo mucho más sencillo que es buscar juguetes 100% seguros, que no tengan ese agujerito que permita entrar el agua en su interior.

 

                                  

 

Después de ver que la mayoría de los juguetes creados para niños y bebés, poseen este agujerito, lo único que puedo preguntarme es:

¿Cómo es posible que se permita que esto ocurra en juguetes cuya finalidad es ser mordidos por los bebés o usados en el agua por niños todavía pequeños?

Y sobre todo ¿porque no vienen advertencias a este respecto?

 

 

Hasta hace nada la jirafa Sophie era uno de los juguetes favoritos de muchos niños. Gracias a su bonita apariencia, su increíble olor, sus colores neutros y una textura blandita, era el preferido por las mamis, que compraban este producto, para que sus bebés jugaran y mordieran a su antojo, este pequeño muñequito-mordedor.

Pero hace poco, una mamá que usaba este producto con uno de sus hijos se detuvo ante él, debido a un fuerte olor que la jirafa desprendía y decidió romperlo y abrirlo por la mitad.

Cuál fue su sorpresa, que después de haber seguido las instrucciones del fabricante en cuanto a la limpieza y mantenimiento, el juguete presentaba en su interior una capa oscura de moho, bastante desagradable.

 

A partir de este caso, muchas otras personas han experimentado la misma decepción al abrir su precioso juguete.

 

 

Ojo por tanto a los juguetes con agujeros, ya sean mordedores o no, ya que un niño al jugar con él y al chuparlo puede agujerearlo con los dientes, pudiendo llenarlo de babas, y formándose de este modo un entorno con moho en su interior, con el peligro que esto supone.

 

Si queréis conseguir un entorno de juego, seguro y saludable, y estar tranquilas mientras vuestros hijos disfrutan del juego, os proponemos algunas marcas seguras que sabemos cumplen con estos cánones tan necesarios de seguridad.

Dejar una respuesta